Hace unos días volvieron a levantar la persiana las agencias, no obstante se tardará bastante en llegar a la normalidad.

Ahora las agencias trabajan para cumplir con todos los protocolos de seguridad establecidos por el Ministerio de Sanidad, como:

– Aumentar al máximo la limpieza y desinfección de las oficinas, utilizar cubre zapatos al visitar las viviendas, que el agente suba por las escaleras y el cliente por el ascensor, la distancia social o no tocar nada en las viviendas, son algunas de las nuevas realidades de los profesionales del sector.

Desde la Federación Nacional de Agencias Inmobiliarias (FAI) se lamenta que las agencias están paradas en un 90% de su actividad. Por el momento, el poco movimiento que se ha notado es en el mercado del alquiler.

Francisco Gómez, propietario de Optimacasa, considera que “la gente vio que la vida sigue; al principio todo se paró, pero poco a poco se retoma la actividad”.

En el mercado de la vivienda de segunda mano hay dos protagonistas clave: el comprador y el vendedor. Esta crisis afecta a todos pero no de la misma manera a unos que a otros.

En el lado del vendedor, la situación es más compleja. “En general, los propietarios que quieren o tienen que vender su casa están con mucho miedo por la repercusión que puede haber tenido lo que se ha estado diciendo todos estos días”. Además, antes de que llegara la pandemia los precios habían llegado a una fase de estabilización y empezaban a caer en algunas zonas.

Los compradores han olido la sangre y buscan hurgar en la herida para, como es normal, lograr el mejor precio para ellos. “El que pensaba comprar, estará mirando, pero se ha quedado con la expectativa de que van a bajar los precios y va a estar al acecho para presentar ofertas a la baja”.

Según Carlos Smerdou, CEO de Foro Consultores Inmobiliarios. “En promociones de la costa, en vivienda nueva (sobre planos), se observa más interés por el demandante nacional que está buscando casa como residencia futura, no como inversión”.

Desde FAI señalan también un incremento en las peticiones de información sobre viviendas con terraza o jardines ubicadas en el extrarradio de las grandes ciudades. “Lo que sí ha cambiado es que tienen mayor interés por pisos con espacios libres: áticos, bajos con jardín en el caso de plurifamiliares”.

× ¿Quieres hablar con nosotros?